Edukinera zuzenean joan

Zein piezek osatzen dute elkar-laguntzarako talde bat?

Taldeko partaideen rolak

En todos los grupos se observan roles formales o establecidos por la propia jerarquía, en función de las tareas, como también ciertos papeles informales o espontáneos que responden más específicamente a comportamientos y personalidades. El concepto de rol alude a la posición que cada uno de los integrantes de un grupo ocupa en esa red de interacciones. (…)

Los/as participantes y profesionales que han trabajado con los grupos de ayuda mutua han ido haciendo clasificaciones del abanico de reacciones que se pueden dar. Debemos tener en cuenta que estas clasificaciones nos pueden ayudar a conocer un poco mejor los comportamientos que se pueden dar, pero también pueden servir para estereotipar a la persona. (…)

  • Roles formales. La clasificación de Pichón Riviere, destaca cuatro tipos de roles:
    • El portavoz, que denuncia el acontecer grupal
    • El chivo expiatorio, en el que se depositan los aspectos negativos
    • El líder, en el que se depositan los aspectos positivos
    • El saboteador que asume el liderazgo de la resistencia al cambio.
  • Roles espontáneos
    • Los roles espontáneos son consecuencia de los caracteres y actitudes de los diferentes integrantes del grupo.
    • Desde un punto de vista psicológico estos papeles son muy interesantes porque muestran la personalidad de cada participante.
    • Es de destacar que estos roles no son fijos ni estereotipados sino funcionales y rotativos.
    • Esto significa que en cada situación grupal una persona puede asumir un rol de acuerdo a su situación individual y a la grupal construida a partir del aquí y el ahora grupal.
    • Los roles espontáneos más frecuentes son:
      • El líder espontáneo: controla y coordina los recursos, habilidades y conocimientos del grupo. Establece el equilibrio entre puntos fuertes y débiles del grupo.
      • El agitador: mantiene en movimiento al equipo y es un buen conductor hacia los objetivos, pero también es muy competitivo, intolerante e impulsivo.
      • El desafiante: se opone de manera sistemática a todo, pero sin embargo genera gran cantidad de ideas, aunque a veces resulta poco práctico y muy resistente a la persuasión de otros.
      • El controlador: es tan observador que logra una visión desapasionada del trabajo en equipo. Su espíritu crítico es bueno y detecta las posibles deficiencias. Sin embargo, es excesivamente crítico y negativo.
      • El escudriñador: es el vigilante de los detalles, es perfeccionista y rastrea cualquier mínimo error. Tiene gran autodisciplina, pero se queda atrapado en los detalles.
      • El trabajador en equipo: tiene habilidad para escuchar y empatía, aunque quizás dependa excesivamente de los demás.
      • Participante silencioso: Este miembro participa poco en el grupo, a veces por la propia forma de ser de la persona, por falta de confianza, o por el tema que se está tratando.
        • A veces, esto puede provocar conflicto con otros miembros del grupo más dinámicos; cuando esta actitud es continua el grupo de ayuda mutua puede vivir la situación como un conflicto.
        • La persona poco habladora se puede asustar cuando empieza a participar en un grupo de ayuda mutua, aunque en ningún caso hay que forzar la comunicación. Cuando nadie responde a alguna de las preguntas o cuestiones que se plantean en el grupo de ayuda mutua y hay un tiempo de silencio excesivamente prolongado, el facilitador puede empezar a explicar su experiencia.
      • Participante invasivo o hablador en el grupo: Es un miembro que interviene excesivamente dentro del grupo. A veces, puede ser que la persona esté tan desbordada, que necesite vaciar sus problemas en el grupo.
        • El primer día de participación de una persona en un grupo de ayuda mutua lo puede convertir en un miembro invasivo. Eso es totalmente normal y el grupo lo tiene que entender así. Es una persona que necesita expresar todo lo que le ha ocurrido y todo lo que siente.
        • El grupo entrará en conflicto si la persona lo hace siempre, si no deja espacios a los demás o incluso si no da la oportunidad de que los demás la ayuden.
      • Participante que quiere imponer las normas al grupo: Todos los grupos de ayuda mutua se rigen por normas que se han establecido democráticamente entre los miembros del grupo.
        • El grupo de ayuda mutua es un espacio de respeto mutuo para compartir experiencias y opiniones. El facilitador o el grupo tienen que interrumpir las afirmaciones contundentes y recordar cuáles son las normas del grupo de ayuda mutua.
        • Esta conducta puede producir malestar en el grupo. Si la queja se verbaliza en una sesión de grupo, hay que preguntar al grupo qué opina y qué siente frente a estas conductas (que se tendrán que definir bien).
        • Hay que ir con cuidado para que sólo se expresen quejas respecto a las conductas, y no hacia la persona que tiene esas actitudes.
        • Para solucionar esta conducta se puede tener una charla personal con esa persona. (…)
      • Participante “rebotado”: Cuando la persona llega al grupo de ayuda mutua puede estar enfadada, generalizar todos sus males y preocuparse mucho por lo que le pasará en el futuro. (…)
      • Participantes que tienen vínculos con otros participantes:
        • En principio, se considera que es mejor que no se creen estos tipos de vínculos, puede haber sentimientos que no se expresen por miedo a herir a la otra persona con la que se está vinculado.
        • De todas formas, si no hay más remedio se pueden hacer subgrupos entre los/as participantes, de forma que los diferentes roles queden separados para tratar los temas.
ITZULI
INPRIMATU
PARTEKATU

Cookien kustomizazioa

Cookies Analytics

Webgune honek hirugarrenen cookieak erabiltzen ditu erabiltzaile kopurua zenbatzeko eta eskainitako zerbitzuari ematen zaion erabileraren neurketa eta azterketa estatistikoa egin ahal izateko. Horretarako, gure webgunean zure nabigazioa aztertu egiten da, eskaintzen ditugun produktu edo zerbitzuen eskaintza hobetze aldera, Google Anlytics cookiearen bidez

Sare sozialetan partekatzeko cookieak

Sare sozialetan partekatzeko osagarri batzuk erabiltzen ditugu, sare sozialetan gure webguneko orri batzuk partekatu ahal izateko. Osagarri horiek cookieak jartzen dituzte, orria zenbat aldiz partekatu den ondo ikusteko.