Edukinera zuzenean joan

Gurasoen aurkako indarkeriak kaltetutako familiekiko eskuartzea

Cuando las demandas llegan a Servicios Sociales, e incluso Justicia, la situación, generalmente, se ha agravado y la relación entre progenitores e hijos/as se ha deteriorado, por lo que la intervención resulta ardua y complicada. Ante estos casos, lo más frecuente es que los/as profesionales se encuentren con personas cansadas, con poca motivación de colaborar ya que no creen en cambios posibles, sobre todo, si ha habido previos intentos de solución que resultaron fallidos. (…)

Para intervenir en un caso, el/la profesional debe tener presente una serie de factores:

  • Entender las necesidades de las madres/padres

La primera necesidad con la que acuden las madres a los servicios de atención es la de sentirse escuchadas y recogidas. Necesitan apoyo, saber que no son las únicas que afrontan esta dura situación. Una pauta útil que puede ayudarles a la hora de no culpabilizarse sobre lo sucedido es explicarles que hay muchos factores que influyen en el desarrollo de este tipo de violencia (factores familiares, de personalidad, sociales, entre otros). Enviarles un mensaje positivo que recoja la idea de que es posible tanto el abordaje como la solución del problema.

 

  • Empatía

El/la profesional debe indagar -sin que se sientan juzgados por ello- en la historia personal de cada miembro de la familia con el objetivo de comprender cuál/es ha/n sido las causas que les han llevado a esa situación problemática. Si no se cuida a cada miembro, no se conseguirá la colaboración de todos, por lo que éstos no aceptarán las propuestas hechas por el/la profesional. Hay que tener presente el grado de cansancio psicológico que tienen estas mujeres cuando solicitan ayuda, pues los niveles de agresividad que llegan a tolerar son altos.

 

  • Contar con conocimientos básicos del modelo relacional. Es necesario entender la dinámica relacional que impera en estas familias. Para intervenir con esta tipología de casos es importante entender tres aspectos:
    • En primer lugar, la violencia se concibe como el resultado de la interacción entre los miembros de la familia.
    • En segundo lugar, esta violencia tiene un sentido que debe ser descifrado y verbalizado por el profesional.
    • Por último, los roles de víctima y agresor pueden intercambiarse a lo largo de tiempo.

 

  • Formación en esta problemática

Esta tipología de violencia intrafamiliar requiere una formación específica por parte del profesional. En el caso de no disponer de ella, debería derivar el caso a expertos/as con más experiencia.

 

  • Conocer el procedimiento del sistema judicial tras la denuncia interpuesta por los padres y madres

Es necesario informarse sobre la situación legal en la que se encuentra el/la menor tras la denuncia, para poder trabajar con las madres las posibles consecuencias y los trámites legales que se derivan de la misma. Ayudar a las madres a ver la denuncia como una forma de pedir ayuda haciendo que no se sientan culpables por las medidas que se adoptan (ingreso del menor en un centro, asistencia a intervenciones obligatorias por parte del menor). Normalmente el objetivo principal de la denuncia es mejorar las relaciones familiares e intentar recuperar el control en la posición jerárquica. Al no conseguirse en un periodo breve de tiempo se incrementa el sentimiento de culpa en las madres.

 

  • Seguir los pasos para realizar un adecuado proceso terapéutico

Muchos de los casos son derivados de Justicia como consecuencia de una denuncia interpuesta por los padres y madres, y no en pocas oportunidades, el/la menor y su familia tienen la obligación legal de acudir a una serie de servicios de intervención.

El/la profesional no debe dejarse influir por la urgencia con la que la familia acude, dedicando el tiempo necesario para recoger información con el objetivo de establecer hipótesis y elaborar un proceso de intervención adecuado. (…)

Los resultados óptimos se obtienen cuando se logra la colaboración de todos los miembros de la familia en la intervención. Es importante, además de trabajar con el/la agresor/a, realizar un abordaje individual con la madre/padre para trabajar las áreas dañadas.

En los casos específicos de contextos coercitivos – cuando hay una denuncia interpuesta- resulta difícil establecer un vínculo profesional-familia, existiendo un límite temporal para trabajar con ésta. Lo adecuado sería aumentar el tiempo de intervención en estos casos o bien, una vez trabajados unos objetivos básicos, derivar a otros/as profesionales que aborden objetivos más específicos.

ITZULI
INPRIMATU
PARTEKATU

Cookien kustomizazioa

Cookies Analytics

Webgune honek hirugarrenen cookieak erabiltzen ditu erabiltzaile kopurua zenbatzeko eta eskainitako zerbitzuari ematen zaion erabileraren neurketa eta azterketa estatistikoa egin ahal izateko. Horretarako, gure webgunean zure nabigazioa aztertu egiten da, eskaintzen ditugun produktu edo zerbitzuen eskaintza hobetze aldera, Google Anlytics cookiearen bidez

Sare sozialetan partekatzeko cookieak

Sare sozialetan partekatzeko osagarri batzuk erabiltzen ditugu, sare sozialetan gure webguneko orri batzuk partekatu ahal izateko. Osagarri horiek cookieak jartzen dituzte, orria zenbat aldiz partekatu den ondo ikusteko.