Personas mayores

Compaginar derechos individuales y condicionantes organizativos

Recomendaciones prácticas para alcanzar el equilibrio entre derechos individuales y condicionantes organizativos

Relaciones personales dentro del servicio

Trato del personal
  • 149. Garantizar que todos los miembros del personal traten a las personas residentes con amabilidad, respeto, corrección y comprensión, tanto en las relaciones verbales como, en su caso, en el apoyo físico que pudieran requerir para realizar las actividades de la vida cotidiana. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
     
  • 150. Enseñarles a hablar adecuadamente con las y los residentes. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
    • Las siguientes pautas pueden resultar útiles:
      • Mirar de frente y vocalizar sin exageraciones.
      • Hablar claro.
      • Hablar despacio.
      • Hablar lo suficientemente alto para ser oídos, pero sin gritar.
      • Usar frases sencillas y breves.
      • Esperar a que la persona entienda cada una de las cosas que se le están diciendo antes de pasar a la siguiente.
      • Asegurarse de que el rostro, el tono de voz, y la expresión corporal subrayan lo que se quiere decir.
      •  
  • 151. Enseñar a los miembros del personal a escuchar adecuadamente a las personas residentes. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
    • Las siguientes pautas pueden resultar útiles:
      • Mostrar un sincero interés por lo que la persona dice.
      • Sentarse cerca de ella.
      • Llamarle por su nombre.
      • No interrumpirle.
      • Mirarle a los ojos.
         
  • 152. Dirigirse a cada residente en la forma en que prefiera. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
    • Algunas personas, probablemente prefieran el tuteo, pero otras, sin duda, estarán más acostumbradas a ser tratadas de usted por quienes no les conocen. Algunas preferirán ser llamadas por su nombre de pila y otras optarán por que les digan Sr. o Sra. seguido de su apellido. Ese trato inicialmente elegido podrá evolucionar de forma natural a medida que se afiancen las relaciones.
    • Es cierto que la tendencia que se observa en las residencias a tratar a las personas mayores de forma homogénea obedece a la costumbre, a la necesidad de dirigirse a muchas personas a la vez y de mostrar afecto, recurriendo a términos familiares (como "abuelos", por ejemplo). No obstante, su uso indiscriminado no debe considerarse adecuado; muchas personas mayores lo viven como una falta de respeto.
       
  • 153. No adoptar formas de hablar o términos infantilizantes. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
    • Es habitual, en las relaciones con las personas mayores que viven en residencias, sobre todo cuando padecen confusión o demencia, observar un trato verbal muy similar al que se utiliza con los niños. No es una pauta adecuada: son personas adultas y muchas de ellas, aunque no lo manifiesten abiertamente, viven mal esta forma de relación.
       
  • 154. No tratar a las personas que presentan deterioro cognitivo, confusión o demencia de modo impersonal, por ejemplo, realizando las tareas de atención sin dirigirles la palabra o haciéndolas mientras se mantiene una conversación con otro profesional, o también hablando en tercera persona para referirse a ellas cuando se encuentran presentes. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
     
  • 155. Defender, mediante una atención considerada y atenta, la dignidad de quienes, en razón de su discapacidad física o mental, no pueden siempre controlar su conducta o su aspecto. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Dignidad).
     
  • 156. Asegurarse de que los miembros del personal ni riñen, ni chillan, ni tratan de malos modos a las personas residentes y establecer procedimientos de supervisión y control dirigidos a garantizarlo. (Derechos en los que impacta esta recomendación: Dignidad, Protección de derechos).