Personas mayores

Alimentación

Principios para una atención personal de calidad

Criterios de actuación: individualización de la atención

Nos hemos ido acostumbrando a trabajar con protocolos. A veces, en exceso. Si bien la protocolización de la atención favorece una praxis correcta, segura y profesionalizada, en ocasiones promueve también una automatización de nuestra actividad que nos puede alejar de la atención personalizada.

  • Los protocolos dificultan la atención personalizada cuando:
    • Se elaboran pensando sólo en la organización de las tareas y no contemplan las necesidades y las preferencias de las personas.
    • No permiten ser flexibles ante las distintas situaciones y personas.
    • Se aplican de forma rígida, mecánica o limitándose a los mínimos recogidos.
    • Detallan y secuencian cosas que no son imprescindibles. Esto conduce a actuar de forma uniforme en las distintas actividades o cuidados, sin ser esto algo necesario.
  • Aunar la sistematización  con la flexibilidad y la personalización que requieren los cuidados ; ésta es la mejor opción.
    • Sistematización porque los cuidados personales, como todo trabajo bien hecho, requieren tener documentadas algunas cosas y cierta planificación.
    • Flexibilidad porque cada persona es una y cada momento es también único.