Personas mayores

Atención centrada en la persona

Algunas herramientas metodológicas para implementar el modelo de atención centrada en la persona

Herramientas para la expresión de deseos y preferencias

La Guía personal

Se trata de un instrumento ideado por la Fundación Adapta creado en soporte informático (www.miradasdeapoyo.org) para apoyar los procesos de planificación centrada en la persona y orientar a los grupos de apoyo que participan en los mismos.

Desde cada grupo de apoyo se confecciona una guía donde se recoge de forma personalizada distintas informaciones que pueden ser de ayuda para la elaboración del plan de vida. En esta guía, que se construye de forma individualizada, tienen cabida distintas cuestiones relacionadas con la singularidad de cada persona.

A continuación se mencionan los apartados de esta guía considerados de mayor interés para ser utilizados en los recursos de atención a personas mayores en situación de dependencia. Concretamente se muestran ejemplos adaptados de cómo se pueden recoger los gustos y sentimientos de la persona, las elecciones que es capaz de realizar, sus sueños y sus temores, así como el significado de las conductas especiales que presenta.

  • Gustos y sentimientos
    • En este apartado se registra lo que a la persona le provoca sentimientos positivos y negativos, lo que le gusta y disgusta así como sus rutinas diarias.
    • Manejar esta información es especialmente importante cuando la persona no es capaz de expresar  y manejar por sí misma esta información.
  • Yo elijo
    • Este apartado sirve para identificar lo que la persona elige en su vida diaria y lo que no está bajo su decisión.
    • Resulta de especial utilidad para analizar las situaciones donde la persona no puede decidir y revisar las oportunidades y ámbitos de autogestión.
    • En unas ocasiones las elecciones que hace la persona serán acordes a su nivel de competencia, en otras podrán verse aumentadas si se dan oportunidades y se facilitan apoyos.
    • Una estrategia a seguir puede ser la siguiente:
      • 1.º Registrar en primer lugar lo que en la actualidad la persona decide y no decide,
      • 2.º Analizar en las situaciones donde no elige y si ello se debe a falta de competencia, a problemas organizativos, a falta de apoyos…
      • 3.º Proponer nuevas situaciones cotidianas donde se posibiliten nuevas elecciones. siguiendo la rutina de un día normal.
  • Sueños y miedos
    • Este otro apartado de la guía recoge los sueños y miedos de las personas usuarias.
    • Los sueños en las personas más jóvenes suelen referirse a metas a alcanzar, unas pueden estar próximas en el tiempo y otras proyectarse a lo largo de la vida.
    • En las personas mayores los sueños no se proyectan tan a largo plazo, pudiendo referirse tanto a metas todavía no alcanzadas como a nuevos deseos que surgen en esta etapa.
    • El uso de este registro requiere gran discreción y prudencia, cerciorándonos que su uso tiene sentido para la persona.
    • Puede sacar a la luz los anhelos más íntimos de la persona, algunos dolorosos o de difícil resolución, y por ello, hay que evitar que se caiga en un abordaje rutinario, frívolo o carente de sentido.
    • Bien utilizado puede ayudar a que la persona mayor haga conscientes y comparta deseos importantes, favorecer que éstos se vean cumplidos, o si no es posible, apoyar que se asuma su imposibilidad.
    • Su uso potencia la idea de que las personas mayores también tienen sueños y proyección de futuro.
    • También puede ayudar a evitar o combatir las fuentes de desasosiego y temor, una vez éstas han sido detectadas.
  • Conductas especiales
    • Algunas conductas que presentan las personas, especialmente las que tienen importantes grados de deterioro cognitivo, nos parecen azarosas o irracionales, pero pueden responder a situaciones concretas y no estar ausentes de significado.
    • Observar estas conductas y llevar un registro de ellas es necesario para poder extraer conclusiones sobre su frecuencia, su intensidad, saber ante qué estímulos se producen o cómo estos comportamientos son mantenidos por el medio externo.
    • La sencilla ficha que seguidamente se presenta es un registro de este tipo.
      • Pretende que los profesionales y las familias en contacto con las personas gravemente afectadas conozcan el significado de estos comportamientos y tengan pautas de cómo responder desde la búsqueda del mayor bienestar posible de la persona.
      • Porque atribuir las alteraciones de conductas a estados emocionales de las personas, es decir darles significado desde su bienestar/malestar, modifica nuestra forma de relacionarnos con ellas.
      • Este tipo de instrumentos debe ser cumplimentado por quienes están al cuidado directo de la persona. Solo así será tenido en cuenta y adquirirá valor.