Personas mayores

Compaginar derechos individuales y condicionantes organizativos

Recomendaciones prácticas para alcanzar el equilibrio entre derechos individuales y condicionantes organizativos

Atención personal

Cuidar la salud
  • 111. Garantizar, en el centro, la atención sanitaria básica. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Protección de derechos).
    • Es importante explicarles, con anterioridad al ingreso, que las residencias no tienen un cometido sanitario, sino social, y que su capacidad de atención sanitaria es básica, generalmente equiparable a la que prestaría su médico de familia.
    • No es infrecuente que tanto las personas residentes como sus familiares tengan de las residencias una imagen más sanitaria que social, y que este enfoque les lleve a pensar que la institución debiera estar capacitada para ofrecer una atención sanitaria especializada y contar, por lo tanto, con el equipamiento médico correspondiente.
       
  • 112. Garantizar el acceso a los servicios de salud: consulta a médicos generalistas y especialistas; revisiones odontológicas; revisiones de visión y audición; sesiones de rehabilitación; etc. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Protección de derechos).
     
  • 113. Garantizar a quienes conservan su capacidad para hacerlo la posibilidad de seguir administrando su medicación, debiendo ofrecérseles un lugar adecuado para conservar sus medicamentos. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Autodeterminación).
     
  • 114. Administrar la medicación de las personas que no se encuentran capacitadas para hacerlo por sí mismas. (Derecho en el que impacta esta recomendación: Protección de derechos).
    • La medicación que queda bajo la responsabilidad de la residencia debe ser almacenada en un lugar seguro y administrada por el personal competente y de acuerdo con la prescripción médica correspondiente. Es imprescindible llevar un control escrito de los fármacos recibidos y administrados por la residencia.