Personas mayores

Alimentación

La dieta

Tipos de dieta

  • La dieta debe ajustarse a las necesidades nutricionales individuales; dado que estas necesidades varían a lo largo del ciclo vital en función de cambios fisiológicos, psicosociales y patológicos, será necesario adaptar, en cada caso, la alimentación a las nuevas necesidades, recurriendo para ello a la dieta más adecuada en función de las mismas.
  • A continuación, se clasifican los diferentes tipos de dietas en función de dos criterios: su contenido y su forma de presentación. También se señalan los diferentes tipos de alimentación, en función de su vía de acceso al organismo. 
    • Tipos de dietas según sus contenidos:
      • Dieta basal:
        • También denominada dieta básica, proporciona todos los componentes esenciales de la nutrición, sin modificaciones en su composición en nutrientes o en energía.
        • Es adecuada para personas que no presentan necesidades nutricionales específicas y que, por lo tanto, no requieren ninguna dieta terapéutica.
      • Dietas terapéuticas: Son las dietas en las que se altera la composición en nutrientes o en energía en respuesta a una enfermedad o alguna necesidad específica. Entre las dietas terapéuticas se encuentran las siguientes:
        • Dietas modificadas en energía. Normalmente se realiza una distribución en la cantidad de energía aportada en la dieta:
          • La dieta hipocalórica es baja en calorías y se basa en reducir la ingesta de grasas y la cantidad de alimento. Se aplica en situaciones de sobrepeso y obesidad.
          • La dieta hipercalórica es alta en calorías y se basa en un aumento de la ingesta de hidratos de carbono y grasas. Se aplica en situaciones o procesos que requiere ese extra energético, como delgadez o caquexia, desnutrición, procesos patológicos (fiebre, fractura de huesos, infecciones generalizadas, quemaduras graves, VIH) o procesos fisiológicos como embarazo, lactancia, etc.
        • Dietas modificadas en proteínas:
          • La dieta hiperprotéica aporta mayor cantidad de proteínas que la recomendada en una dieta basal. Está indicada en situaciones de malnutrición (bajo peso, anorexia, etc.).
          • La dieta hipoprotéica aporta menos cantidad de proteínas que la recomendada en una dieta basal. Está indicada en ciertas enfermedades renales. Un tipo específico de dieta modificada en proteínas es la dieta sin gluten, específica para la enfermedad celíaca.
        • Dietas modificadas en carbohidratos. Cuando se restringe la cantidad de carbohidratos, se genera una situación de cetosis, como en las dietas cetogénicas. Están indicadas en ciertos casos de epilepsia o de obesidad mórbida. En otros casos se incluyen alimentos atendiendo al tipo de carbohidrato, por ejemplo para obtener dietas de bajo índice glucémico, como en el caso de la diabetes.
        • Dietas modificadas en fibra alimentaria:
          • Dieta alta en fibra o dieta laxante. Está indicada en casos en los que hay reducción de la motilidad intestinal (estreñimiento).
          • Dieta con bajo contenido en fibra, también denominada dieta sin residuos o dieta astringente. Está indicada para casos de diarrea. 
        • Dietas modificadas en elementos minerales. La más común de estas dietas es la dieta hiposódica, en la que se reduce de forma considerable la ingesta de sodio, bien eliminando la sal común, bien aportando alimentos pobres en sodio. Se prescribe en algunas enfermedades renales y en ciertas cardiopatías (hipertensión arterial).
        •  
    • Tipos de dietas según su presentación:
      • Dieta normal: Formada tanto por líquidos como por sólidos.
      • Dietas con modificación de textura:
        • Dieta líquida: Formada únicamente por líquidos, agua, infusiones, caldos o zumos. Indicada temporalmente, hasta que se tolera otra más consistente.
        • Dieta semiblanda: Se compone de alimentos semisólidos y líquidos (purés, sopas, yogures, papillas).
        • Dieta blanda: Similar a la dieta basal, modificando únicamente la consistencia de los alimentos que han de ser  alimentos fáciles de masticar y digerir sin contenido fibroso (purés, tortillas, pescados).
  • Además de existir los diversos tipos de dietas que se acaban de reseñar, existen tres modos de alimentación en función de la vía por la que acceden al organismo:
    • Tipos de alimentación según la vía de acceso al organismo:
      • Vía oral: La alimentación por vía oral es la alimentación por boca.
      • Vía enteral:
        • La alimentación por vía enteral es la alimentación a través de una sonda conectada al aparato digestivo: por ejemplo, la sonda nasogástrica que va de la nariz al estómago o la sonda de gastrostomía que va directamente al estómago.
        • El alimento puede introducirse en la sonda de dos modos:
          • mediante jeringa de alimentación;
          • por goteo continuo o intermitente, por medio de una bomba de infusión enteral.
        • Está indicada cuando no puede recurrirse a la alimentación por vía oral.
        • Por lo general, se utiliza durante un tiempo prolongado (incluso puede ser con carácter definitivo) o en procesos de cierta gravedad. No se aplica en situaciones leves o agudas, en las que se continuará utilizando la oral con modificaciones en textura o contenidos y/o complementos alimenticios.
        • No puede usarse en determinados casos: por ejemplo, cuando hay vómitos, obstrucción intestinal o pancreatitis.
      • Vía parenteral:
        • La alimentación por vía parenteral consiste en administrar nutrientes directamente a la sangre por vía endovenosa (cuando se trata de administrar hidratación, se hace por vía subcutánea).
        • Se recurre a esta vía sólo cuando no es posible utilizar el aparato digestivo o también cuando se necesita un complemento nutricional por razones de desnutrición.
        • Sólo puede aplicarse en medio hospitalario y el procedimiento está sujeto a un control analítico durante la administración.